El cabello enmarca tu rostro y causa una gran impresión en los demás, por ello un caballero siempre intenta que esta impresión sea positiva y la mejor manera de hacerlo es tener un peinado impecable.

Para conseguirlo existen productos que serán tus mejores aliados, como las pomadas, cuya función es mantener el cabello en su lugar, dejándolo suave y con una apariencia natural.

Existen dos tipos de pomada: las que están hechas con base agua y las que están hechas con base aceite. Ambas te ayudarán a conseguir tu objetivo, pero son muy diferentes entre sí y aquí te diremos cuál podría servirte mejor de acuerdo a tus necesidades y gustos.

Las pomadas con base agua ofrecen una excelente fijación, pero sin sacrificar la flexibilidad en el cabello. Hay una gran gama dentro de esta opción, que varía de acuerdo al nivel de brillo y de firmeza que necesitas.

Existen opciones como mate, crema para dar forma, pomada fibrosa, de fijación media, de extra fijación, y Blacktop, que ayuda a cubrir un poco las canas de forma natural.

Una de las principales ventajas de las pomada con base agua, es que te permiten volver a estilizar tu cabello a lo largo del día con solo agregar un poco de agua.

Las pomadas con base aceite te ayudarán a obtener un peinado brillante y clásico, como el que utilizaban estrellas de cine de los años 60.

Las pomadas con base aceite actuales suelen tener como principales ingredientes petrolatum (tipo parafina o vaselina) y la fragancia en sí.

Esta materia base se completa usando fragancias naturales o sintéticas así como aceites de oliva o coco con el fin de dar cierto brillo, así como revitalizar e hidratar el pelo seco, por lo que si este es tu tipo de pelo te ayudará bastante. Si al contrario, tienes un pelo graso, tu mejor opción será una con base agua.

Una vez aplicada notarás que tu cabello queda con un brillo sofisticado que te hará parecer un auténtico caballero. Eso sí, es importante mencionar que las pomadas con base aceite son potentes, por lo que no será sencillo eliminarla de tu pelo, necesitarás una buena exhaustiva lavada para deshacerte de él.

Sea cual sea tu elección, vale la pena recordar que las pomadas no son geles, por lo que el producto no se secará, sino que se sentirá suave en tu pelo, aunque ya haya transcurrido gran parte del día.

Por la misma razón, este tipo de productos no te dejarán residuos si te despeinas, y podrás moldear tu pelo nuevamente sólo con aplicar un poco de agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.